diumenge, 2 d’agost de 2009

Encuentros en la 3a fase (del silencio y la imaginación)

-Sabes donde encontrar speed?

-Hago una llamadita para ver si tal y vuelvo, cariño...

Redondéla punk, no era bonita en si, pero despertaba una mezcla de ternura y morbo carnoso.
Apenas la conocía y me "abría" su corazón en una bonita posdata, no por casual menos tal...

Cariñosa y de deje andaluz todo carácter, volvió más tarde de lo previsto,
siempre liándose a charlar y a discutir con pasión con cualquiera sobre cualquier cosa.
Y siempre que iba ciega gritaba, y cuanto más le decía que bajara la voz, más subía el volumen.

Miedoso de los vecinos, la arrinconé en un portal, y le puse la mano suavemente entre las piernas,
a la vez que le tapaba la boca con delicadeza.

Luego acaricié suavemente su tal durante unos instantes de fugacidad infinita
por encima de las mallas. (Solo las punkis saben llevar mallas)


Cesó el torbellino, y cerró los ojos para zambullirse en otro...
De piel caliente y esponjosa como todas las redóndeles que se hacen amar,
se corrió con un suave gemido, "no hase falta disir nada más" y me dió un adiós sincero,
canción de un dia lluvioso de verano, canción de cuna...

"Estuvieron media hora sin disfraz, y aquella noche, en lugar de dormir, fumaron a granel,
mirando cada uno SU cielo, y pensando, a ratos en una canción lluviosa de verano,
a ratos en otra cosa..."